La prosa de Dulce María Loynaz: camino poético hacia otros mundos

Por Carmen María Torres Ruisánchez

Recientemente acaba de cumplirse un aniversario más de la publicación por la Editorial Aguiar del libro de viajes Un verano en Tenerife, (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn1) de Dulce María Loynaz, y quizás hasta hoy no ha tenido muchos estudios que le descubran aristas curiosas, texto que no por gusto su autora consideró como uno de los más completos de los que salieron de su pluma, y sabemos que en ello era sumamente exigente.

Luego de disfrutar de las propuestas de diverso tipo a las que nos invita el libro, en mi parecer particular siento que fundamentalmente Un verano en Tenerife es un viaje –con todas las implicaciones que una travesía conlleva– a la riqueza plural del otro a través de la poesía o gracias a la magia que es capaz de provocar la poesía.

En una ocasión la Loynaz, refiriéndose a su propia escritura poética, dijo: “Por la poesía damos el salto de la realidad visible a la invisible, el viaje alado y breve, capaz de salvar en su misma brevedad la distancia existente entre el mundo que nos rodea y el mundo que está más allá de nuestros cinco sentidos.” (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn2)

Ese “rango de milagro” de la poesía que alcanza dicho salto según Dulce María, lo sentimos en las páginas de Un verano en Tenerife y en prácticamente toda la obra de esta autora. Sus palabras convierten lo real en aquello que sospechamos y solo se nos revela a través de los diversos secretos que posee una escritura poética, que reina tanto en su prosa como en su verso. Porque “la poesía es tránsito”, “no es por sí misma un fin ni una meta, sino solo el tránsito a la verdadera meta desconocida”. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn3)

Para la Loynaz el poema en prosa es una construcción más difícil que el poema en verso, pues debe llegar a la misma altura de este sin todos los recursos que el verso posee, y es que, en mi opinión, el sentir poético va más allá de una hechura predeterminada o un formato específico. En la palabra de un creador auténticamente poeta esa sensibilidad se filtra aun cuando la palabra esté muda o no pueda decirse, porque es algo que va con las esencias del espíritu que lo domina. Dulce María comprendía eso, pues cuando nos habla de la última etapa de la vida de su hermano Enrique Loynaz, ya incapacitado para muchas cosas, asegura que seguía siendo un “poeta siempre”. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn4)

En la prosa de Dulce María Loynaz se logra esa magia fruto de la sensibilidad poética: el salto de la realidad visible a la invisible, el paseo por otros mundos infinitos que están dentro de la realidad que tenemos en todo momento frente a nuestros ojos, pero que solo es capaz de revelarse a través de los múltiples caminos que propone la poesía. Dicha magia en la palabra es algo de lo que se contaminó la prosa desde el período del romanticismo con la recreación de atmósferas, que poco a poco permitió pluralizar a perspectivas otras la objetividad que llevaba en sí la narrativa decimonónica. Así, el subjetivismo fue dando paso a la elasticidad del tiempo y el espacio, y sobre todo a maneras más amplias y variadas de visualizar la realidad, descubriendo secretos más allá del hecho mismo dentro de la acción. De esa manera llegamos a resultados como los logrados por Marcel Proust o Virginia Woolf.

El investigador Enrique Anderson Imbert asegura que un proceso similar ocurrió en la literatura hispanoamericana, cuando la revolución formal que más tarde significó el modernismo comenzó a verse primero en la prosa que en el verso. En la cima de esa escritura prosística innovadora se encuentra José Martí, sin lugar a dudas. Muchas veces la plasticidad de la obra loynaciana nos recuerda la prosa martiana. En crónicas, discursos, novela y hasta cartas, el Apóstol desarrolló una libertad expresiva y comunicativa, sobre todo, a través de imágenes plásticas que le descubrían al idioma español renovadas posibilidades a partir de herencias antiguas unidas a los atrevimientos que también ocurrían en la literatura de otros idiomas.

Martí, esencialmente poeta, extiende las infinitas potencialidades de la escritura poética a su escritura toda sin perder los objetivos primarios de cada situación, así encontramos tanta poesía en sus discursos políticos como en sus versos, porque es algo que, a mi parecer, tiene que ver con una conciencia o sensibilidad comunicativa especial que aporta al lenguaje un viaje sin límites gracias a la connotación más plural.

A propósito de Amistad funesta o Lucía Jerez, la única incursión de José Martí por el género novelístico, Anderson Imbert plantea: “Cuando hablamos de una prosa poética, no queremos decir que se parezca a la forma exterior del verso, sino que tiene la forma interior de la poesía. Es una prosa que va articulando, no una concepción intelectual o utilitaria del mundo, sino una ideal visión estética.” (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn5)

Por su parte, el investigador Ricardo Gullón considera este texto como el primer ejemplo de novela lírica en lengua española. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn6) Son claras las diferencias entre Lucía Jerez y Jardín: una, considerada de importancia menor dentro de la obra martiana; la otra es para muchos críticos el texto más colosal de Dulce María Loynaz. Sin embargo, hay elementos peculiares que relacionan ambas novelas los cuales pueden ir más allá de simples nominaciones de prosa lírica.

Los aspectos más curiosos los encontramos precisamente a partir de los prólogos que ambos autores conciben para sus novelas. En los dos casos son poetas que incursionan por primera vez en el terreno de la narrativa larga, y mientras que Martí lleva a cabo una especie de disculpa por su intromisión en un género poco visitado, la Loynaz pretende desmontar toda una serie de elementos que consideraríamos básicos para cualquier novela, al manifestar que en su texto “no hay tiempo ni espacio, como en las teorías de Einstein”, además de carecer de una verdadera historia o un personaje de carne y hueso. El apóstol asegura conocer bien el camino que en ese momento llevaba la novela moderna, “profundo como un bisturí y útil como un médico”, pero que inevitablemente algo que saliera de su pluma, por muy comprometido que estuviera con una editorial en cuanto a tema y otras restricciones, no se alejaría de su poética expresiva donde la imagen plástica funciona como apoyatura importante de los personajes, estructuradora de la trama y punto de giro para el hilo del relato, como sucede con el árbol de magnolias.

En la novela loynaciana el jardín alcanza rango de personaje, y tiene tantas o más mutaciones que la protagonista, en una relación peculiar de aproximación y rechazo cuyos matices y sensaciones le dan verdadero cuerpo al relato. La atmósfera enigmática de la obra va más allá de ser mera atmósfera para encerrar en sí las apoyaturas y secretos trascendentales en las lecturas del texto.

En ninguna de las dos obras se especifica espacio, pues las esencias que abordan ambas superan latitudes contextuales, apelan más bien a cuestiones universales de las profundidades del ser, que a mi parecer no se encasillan en una “ideal visión estética”, como plantea Imbert sobre Lucía Jerez, sino que centran la atención en lo subjetivo del sentir humano, sus contradicciones, el momento en que se unen inexplicablemente bondades y maldades del alma, y en el camino hacia tales objetivos resulta esencial el símbolo y la imagen plástica.

Otro aspecto interesante en ambas obras es el tratamiento del narrador. La voz que nos cuenta en Lucía Jerez se distancia de la típica voz omnisciente de la novela decimonónica, pues a pesar de mantener ciertas características, por momentos, sin previo aviso, el narrador introduce dentro de su discurso opiniones variadas sobre determinado tema que se aborda en grupos de personas dentro de una fiesta; así su perspectiva baja al nivel de los personajes y nos da todo un paseo por entre los invitados, nos parece estar recorriendo los pasillos y da la impresión de que oímos furtivamente pedazos sueltos de conversaciones.

La Loynaz encuentra matices en la concepción del narrador; al ser Jardín una novela del lenguaje, como afirma Juan Ramón de la Portilla, los recursos para explotar todas sus potencialidades muchas veces están dados a partir de lo que el narrador monta de maneras diversas. Filtrado a veces por las voces indefinidas de los personajes y sus opiniones, otras anticipando acciones que no han de suceder todavía, mezclando misterio y premonición desde el sentir propio de los personajes, pero lo más interesante es sin duda el logro de una sutil contradicción constante entre discurso y acontecimientos sugeridos, en el sentido de dialogar constantemente con un rol femenino canónico que se presenta y a la vez se lucha contra él. Hay muchísimas informaciones sugeridas a través del diálogo intertextual y hasta intercultural presente en la novela. Justamente esos diálogos en variadas ocasiones llevan en su esencia la metáfora.

En ambas obras los saltos temporales funcionan en pos de mostrar la riqueza de los personajes, pero en Jardín la habilidad para los sumarios armoniza con las distenciones grandes del inicio de la novela, connota así un ritmo especial donde descripción y narración están fundidas en una expresión peculiar.

Enrique Anderson Imbert plantea:

El poeta-prosista se desintegra de la realidad física, del conocimiento intelectual de esa realidad y del uso práctico de ese conocimiento intuitivo de esa realidad y en el uso práctico de ese conocimiento para integrarse por el contrario en la realidad psíquica, en el conocimiento intuitivo de esa realidad y en el uso estético de ese conocimiento.

[…] El poeta-prosista regula sus ritmos, su selección de palabras, su sintaxis, sus metáforas, no por el uso lingüístico de la comunidad, sino por su ímpetu lírico individual. Des-realiza, pues, la realidad física, humana, social en que se apoya la novela; y en cambio arroja fuera de sí una realidad puramente ideal y subjetiva. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn7)

Pero para una idea más cabal de lo que estamos analizando, vale el siguiente criterio de Ricardo Gullón:

Si llamamos líricos a estos escritores o, cuando menos, líricas a sus ficciones, no es porque les falte el elemento narrativo propio de la novela realista, sino porque lo destacable, lo en verdad memorable en ellas no es la acción sino la emoción. Y la intensidad de la emoción, conseguida al concentrarse en lo esencial, no es el accidente (el incidente) y sí la sustancia de la emoción misma, que –y esto es importante recordarlo– se expresa mejor en frío, utilizando las palabras justas y la precisión conveniente. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn8)

Y más adelante afirma Gullón: “la novela lírica, al revestir no poco a la condición poética, subordina lo narrativo a la presentación simbólica de una entidad interior”. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn9) El crítico español complementa muy bien la opinión inicial de Imbert, ya que explica de manera más profunda la funcionalidad de lo poético para una concepción nueva y renovadora de lo narrativo, que abre posibilidades aún mayores al género novelístico, el cual por naturaleza propia es cambiante y transformador.

Un verano en Tenerife es un libro de viajes, que como la mayoría de la prosa loynaciana, lleva en sí las esencias de la expresión poética. Podemos considerar que en sentido general es también un juego con el canon, una manera peculiar de asumir las reglas y al mismo tiempo escapar de ellas a través de los resquicios más leves sin dejar nunca de perder la identidad en la escritura.

En poesía Dulce María Loynaz prefiere muchas veces el poema en prosa, pues según ella las ideas poéticas le han sugerido más ese formato, a pesar de ser más difícil. Pero lo ha cultivado de variadas extensiones, desde los casi aforismos y los de su tan logrado poemario Poemas sin nombre, hasta los que se salvaron por suerte del olvido, extensos Poemas náufragos, como “La novia de Lázaro” o el impresionante “El enemigo”. En estos últimos la narratividad se presenta de manera similar a su novela, juego que podríamos encontrar entre contenido y forma en su magistral texto “Últimos días de una casa”, o en conferencias alejadas de la ficción, como “El último rosario de la reina” o “La risa, cuando puede participarse, hermana hombres”.

Pero además de los textos ya mencionados, su bello libro de viajes lleva en sí ese coqueteo que Dulce María Loynaz entabla siempre con lo canónico. Estamos en presencia de una escritura femenina que sin dudas posee muchas de las características habituales del género, pero se nutre, para sus objetivos esencialmente medulares, de lo narrativo y de varias de las técnicas de la novela.

La Loynaz juega con variantes de narrador que sin dudas enriquecen la lectura. Está presente la voz que en primera persona cuenta sus vivencias reales de sus visitas por las islas, pero junto a esta, acostumbrada en los libros de viajes, aparecen otras dos: una voz de investigador historiográfico que nos informa sobre la historia que tiene que ver con la génesis de las Canarias, sus primeros pobladores y las características principales de su geografía, y la otra más ingeniosa, esa que nos mezcla a conciencia la historia y la leyenda a través de pequeñas historias que forman parte de la tradición oral de su cultura y también la historia personal del historiador primero de las islas.

Así, el estilo del libro une recursos ficcionales e históricos en una simbiosis que permite expresar una visión de cierta forma más “completa” sobre el mundo. En el capítulo titulado “Verdad y casi verdad de las islas afortunadas” plantea el narrador: “Poesía y Ciencia tienen que aliarse en el magro esfuerzo por acudir la una cuando la otra necesita auxilio. De modo que si la Ciencia se fatiga, le prenda la Poesía sus alas invisibles; y si a la Poesía se le derriten las alas, sea la Ciencia quien se la eche al hombro y siga andando.” (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn10)

Esta es, a mi entender, casi una declaración de poética en el texto, pues los motivos poéticos comunes en la poesía loynaciana aparecen en función de lo que se cuenta, y principalmente en función de trasmitir el espíritu de las islas, su ambiente, su paisaje, pero no a través de la descripción pura, sino por medio de la forma de contarnos la historia-leyenda en mezcla con las vivencias de quien nos la da a conocer.

Los motivos de la isla, el mar, las rosas o flores, la luz, la naturaleza toda; el hombre como ente poético también, el amor; pero más aún está la idea de lo inaprensible, los sueños, el tesón, la unión de fantasía y realidad. Todos, elementos que en imágenes plásticas se imbrican con la narración en el espectro de realidad que se nos ofrece.

La sazón especial desde el inicio son las historias que salpicadas dan vida al conjunto. Desde el inicio, una especie de hilo conductor lo conforma el relato histórico del Arcediano y su hermana María Joaquina, personajes que el narrador hace humanos en su ir y venir de sueños y frustraciones, ilusiones y cotidianidad lograda en armonía. Dulce María nos acerca increíblemente estos dos seres, que se complementan muy bien para la visión descanonizada de la autora: uno que trasciende, conocido, famoso, otra de los tantos personajes silenciosos de la historia, que completa el perfil de lo sensitivo alrededor de la Historia con mayúscula de las islas.

Así también están presentes los pequeños relatos, que logran transgredir lo cotidiano con su matiz de leyenda, que además son presentados de la siguiente manera: “Son todas estas cosas, al parecer pequeñas por sí mismas, las que — camino, nuez moscada– le dan gusto y sabor a una ciudad”. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn11) Integran el abanico de tesoros orales: la investidura de un príncipe casi mitológico en medio de un aguacero, la extraña creencia en un árbol santo, la relación mágica entre dos ciudades de Tenerife: La Laguna y Santa Cruz, el relato del favorito de la reina y el traje de la virgen, el amor de leyenda entre una princesa guanche y un conquistador español, el minicuento grandioso de la monja raptada o la misteriosa historia de un sepulcro vacío.

Con toda esta sinfonía armonizan las vivencias propias de la autora, sus excursiones con el esposo que más que ser un centro conforman una nota más en la polifonía referencial del libro. Los sumarios tan funcionales de la cuarta y la quinta partes de la novela Jardín son usados en alternancia con las distensiones que redondean las historias que van armando el todo completo del viaje múltiple al que nos invita Un verano en Tenerife.

Un último punto esencial es la valoración de la realidad y de la vida que junto a su interpretación del entorno nos llega a través del narrador autobiográfico:

Una isla es siempre un misterio, pero estas lo son de especial modo;

[…].

Solo en suelo de islas se quebró alguna vez esa consigna [la de hacer la capital no en las costas], porque la isla es una tierra distinta donde hay que vivir de cara al mar.

[…]

Una ciudad no es solo un cuerpo de cemento, son los aconteceres de su vida, de su mundo moral, lo que, en definitiva, le da presencia y la diferencia de las demás. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn12)

Para muchos Un verano en Tenerife puede ser una deuda de cariño, con la tierra, con su esposo, con nuestros antepasados, pero creo que para otros estará muy claro que aun siendo todo eso, el libro devela infinitas lecturas de la vida y de las gentes que como obra de arte auténtica funde realidad, historia e imaginación con una profunda observación del mundo que nos rodea para comunicarlo a la vez desde variados puntos de vista, porque de seguro que ninguno puede ser el definitivo, sino el conjunto en su riqueza y matiz. Junto a las reflexiones antes citadas, que se tropiezan en medio de la lectura corrida, encontramos otras que nos acercan a los puntos de contacto entre el isleño de Canarias y el cubano, o una visión universal de un ser y su tiempo, como Don Andrés de Arroyo:

En Don Andrés de Arroyo hay que buscar, más que la persona, el símbolo, porque sin duda él representa una época, un ciclo que se cumplió. Por un instante le fue dado identificar en su inquietud la inquietud de cada uno de nosotros, la de su tiempo, en suma. Pero ese tiempo ya ha pasado, nosotros también hemos pasado, y solo él sigue allí todavía. (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn13)

La prosa de Dulce María Loynaz impone al lector, como auténtica prosa poética, una lectura otra de los hechos, un viaje de la metáfora a la metáfora. A la más dulce le importaba mucho la recepción para su escritura, por eso habla de un salto imprescindible de la realidad visible a la invisible. En Un verano… encontramos una idea categórica: “El tiempo es de veras un engaño, y el espacio, otro engaño por consecuencia” (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftn14). Justo ese engaño es el que logra vencer la prosa poética, pues la búsqueda de las esencias nos lleva a la “verdad” plural que está escondida en la realidad invisible, en ese no tiempo y no espacio en que se diluye la acción de Jardín para lograr develarnos todo tiempo y todo espacio moderno.

La prosa de Dulce María Loynaz es sin dudas una invitación a re-crear esas esencias escondidas del lado de allá de nuestra realidad, que tenemos siempre delante de los ojos, pero para cuya lectura se necesita el trampolín de la sensibilidad poética que nos permite el puente para el viaje. Sea, pues, la vida de la poesía.

1) Dulce María Loynaz, Un verano en Tenerife, Editorial Aguiar, Madrid, 1958.

2) Dulce María Loynaz, “Dulce María Loynaz y su poesía”, en Dulce María Loynaz: Canto a la mujer, Hermanos Loynaz, Pinar del Río, 1993, p. 58. (texto autocrítico de la autora)

3) Ídem.

4) Véase D. M. Loynaz, “Enrique Loynaz Muñoz, un poeta desconocido”, en La palabra en el aire, Hermanos Loynaz, Pinar del Río, 2000, pp. 135-155.

5) Enrique Anderson Imbert, “La prosa poética de José Martí”, en Manuel Pedro González, (comp.), Antología crítica de José Martí [s/ed], México, 1960, p. 93.

6) Véase Ricardo Gullón, La novela lírica, Cátedra, Madrid, 1984.

7) E. Anderson Imbert, ob. cit, p. 108.

8) R. Gullón, ob.cit, pp. 22-23.

9) Ibídem, p. 33.

10)  (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftnref10)D. M. Loynaz, Un verano en Tenerife, Letras Cubanas, La Habana, 1994, p. 23.

11)  (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftnref11)Ibídem, p. 58.

12)  (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftnref12)Ibídem, p. 55.

13)  (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftnref13)Ibídem, p. 158.

14)  (http://192 NULL.168 NULL.0 NULL.1:3000/WorldClient NULL.dll?Session=NGJGFKF&View=Message&Number=58#_ftnref14)Ibídem, p. 59.

3 Comentarios en: La prosa de Dulce María Loynaz: camino poético hacia otros mundos

  1. Alberto Lauro dice:

    Gracias a la autora por este trabajo. A propósito de este libro de mi amiga Dulce María recomiendo “Un verano en Tenerife: los géneros trasvasados” en la revista española Antropos No. 151, diciembre, 1993: he tenido el enorme placer de ir a conocer a Tenerife a los descendientes de esas personas que le acogieron en la isla Canaria. Saludos desde Madrid, Alberto Lauro.

  2. Charly dice:

    ¿Cómo puedo obtener la novela Jardín en digital? Eso me gustaría mucho, Dulce María es una autora maravillosa, es preciso estudiar su obra un poco más cada día.

  3. Lily-CH dice:

    Exelente este trabajo, y muy enriquecedor, De la Loyna, hay mucho que hablar, su poesia nos hivana las ganas de vivir, hurgar en ella es hacer que el sentimiento del amor perdure, ella está presente como su obra, su espiritu vive en cada persona que la ha seguido de cerca, en cada una de sus conastruciones poeticas, se vivifica su existencia como imperecedera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos, están marcados *

*