J. R. Fragela: “Visualeer es un link con la literatura desde el mundo audiovisual”

Por Onaisys Fonticoba Gener

Javier Rabeiro Fragela —o simplemente J.R Fragela— nació en 1978 y tiene 36 años. Sin alcanzar las cuatro décadas de vida ha sido merecedor de los premios Farraluque de Literatura Erótica (2006), Alfredo Torroella (2006), Ernest Hemingway (2007), Luis Rogelio Nogueras (2011) y Alejo Carpentier, estos últimos en la categoría de Novela (2014).

Podría pensarse que es una persona joven solo en apariencia, que es uno de esos hombres que pasa los días pegado a la computadora buscando nuevas historias y que de tanto escribir se ha quedado sin palabras para lanzar al viento.

Lo cierto es que este autor devoto de todas las artes, de mente ágil, humor fácil y creatividad sin límites, semeja más a un adolescente ávido de ilusiones, conocimientos, aventuras… que al hombre gris que pensé iba a encontrar en El Jardín, del Centro Cultural Dulce María Loynaz.

Contrario a lo habitual en estos encuentros, conducidos por la escritora Marilyn Bobes, el diálogo con Fragela no transcurrió sobre su obra, al menos no la mayor parte. Este prefirió referirse al proyecto Visualeer, un link hacia la literatura desde el mundo audiovisual, como él mismo lo catalogó.

Se trata de pequeños cortos que incluyen fragmentos de entrevistas, poemas, cuentos y promociones de libros de autores cubanos, distribuidos por Isliada Canal. En el catálogo logrado hasta el momento se incluyen referencias a Michel Encinosa, Reinaldo Cedeño, Jorge Enrique Lage, Roberto Manzano, Ernesto Pérez Chang, Jorge Ángel Pérez, entre otros.

En su intervención Fragela comentó que el propósito es acercar al público amante del audiovisual al mundo de los libros sin que la literatura se pierda entre las imágenes. “Creo que es la reescritura de un texto, dijo. El objetivo no es suplantar la promoción tradicional, orientada a personas interesadas de antemano en la lectura; sino crear ese interés, que el video incentive la curiosidad y haga que busquen los libros”.

Sobre los orígenes del proyecto, iniciado en el 2012, explicó que todo comenzó cuando un amigo suyo quiso vender los libros que poseía y al cabo de unas semanas comenzaron a estancarse. Cuando se percataron de que las personas iban a la casa de al lado a comprar discos de música, e incluso, les preguntaban a ellos si tenían, se dieron cuenta de que podían llamarles la atención con otra “estrategia” y decidieron incursionar en el video arte.

Y no podía ser de otro modo. Antes que a la escritura, Fragela ya había entregado su alma a las artes plásticas. Su pensamiento quedó signado para siempre por las imágenes. Pero la pintura le resultó demasiado polisémica, dijo; y prefirió la literatura, una vía más expedita para comunicarse con los demás.

Interrogado sobre El cordero aúlla, novela con la que obtuvo el Premio Alejo Carpentier este año, indicó que este “es un viaje a través de la vida y la muerte. Está basada en una metáfora, es un oxímoron desde su título”.

“Antes de hacer una historia me pregunto por la estructura”, agregó. “No puedo, como hacen otros autores, comenzar a escribir. Debo tenerlo todo planeado. Lo que me propongo con un libro es enviar un mensaje”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos, están marcados *

*