LA AUTORA

María de las Mercedes Loynaz Muñoz (Dulce María Loynaz) nació el 10 de diciembre de 1902 recién fundada la República Neocolonial. Fue la primera de cuatro hermanos que se destacaron también en el mundo de la literatura. Su madre, María Mercedes Muñoz Sañudo y su padre, el general Enrique Loynaz del Castillo (creador del Himno Invasor), tuvieron a su primogénita en un palacete de La Habana Vieja, en Prado, cercano al mar, y antes de cumplir ella los dos años decidieron mudarse para El Vedado.

Los hermanos que se habían educado dentro de la casa, adquirieron una basta cultura unida a su abolengo e intrínseca sensibilidad. En 1920 aparecen publicados en el periódico cubano La Nación, sus dos primeros poemas: Invierno de almas y Vesperal. Su primera incursión en la letra impresa fue en el periódico habanero La Razón, donde se publicaron sus poemas entre 1920 y 1938.

Ese mismo año visitó los Estados Unidos, siendo el inicio de una travesía por el mundo que incluyó no solo el resto de Norteamérica, sino casi toda Europa. Sus viajes incluyeron visitas a Turquía, Siria, Libia, Palestina y Egipto. Visitó México en 1937, varios países de América del Sur entre 1946 y 1947 y las Islas Canarias en 1947 y 1951, en donde fue declarada hija adoptiva.

Para 1927 Dulce María Loynaz se había doctorado en Derecho Civil. Aunque no era su vocación ejercer la abogacía, lo hizo hasta 1961, siempre en asuntos familiares.

Durante estos años se produjo un incremento en su creación literaria, con obras como Versos (1920-1928). Jardín fue escrita entre 1928 y 1935, sin embargo, no fue publicada hasta 1951 en España. Los elementos estilísticos utilizados por la autora han ubicado a esta novela como precursora de la actual novelística hispanoamericana. Aunque Dulce María Loynaz es más conocida en el ambiente literario por su poesía, ella misma declaró alguna vez: “La poesía es lo accidental, lo accesorio. La prosa es lo medular”.

La década del treinta fue rica en nuevas relaciones. Su casa se convierte en centro de la vida cultural. Acoge en las llamadas “juevinas” a gran parte de la intelectualidad del momento, tanto la que residía de forma permanente como la de tránsito por la Isla, entre ellos Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Alejo Carpentier, Emilio Ballagas, Rafael Marquina, Carmen Conde, entre otros intelectuales y artistas.

En 1937 contrajo matrimonio con su primo Enrique Loynaz. Ese mismo año publica Canto a la mujer estéril, poema que resume el sentimiento de frustración de una mujer impedida de procrear. En 1947 se casa por segunda vez con el hombre que había amado en secreto desde su juventud, y quien fuera su mayor impulso literario. Ese año publica Juegos de agua, otro poemario, y a partir de 1950 publica crónicas semanales en El País y Excélsior, colaborando también en Social, Grafos, Diario de la Marina, El Mundo, Revista Cubana, Revista Bimestre Cubana y Orígenes. Le siguieron otras obras, entre las cuales destacan, en 1953, Cartas de amor al rey Tut-Ank-Amen, Poemas sin nombre de 1958, Últimos días de una casa y su libro de viajes Un verano en Tenerife que constituye un relato de su estancia en las Islas Canarias, y fue calificada por la autora como “lo mejor que he escrito”.

La década de los cincuenta es el período en que se publican o reeditan en España todos sus libros. Es también la de mayor participación en conferencias y recitales, además recibe homenajes y galardones de instituciones hispanas. Por esta época su obra llama la atención de los más conocidos críticos españoles e ilustres personalidades cubanas. A fines de los cincuenta va dejando de escribir poesía y a inicios de la década siguiente rompe sus compromisos editoriales. Sufre la ausencia del que fuera el máximo alentador de su obra, en Cuba y el extranjero, su esposo Pablo Álvarez de Cañas. Asume un enclaustramiento voluntario. No viaja más al extranjero y apenas realiza actividades públicas, excepto las vinculadas con la Academia Cubana de la Lengua.

En 1985 se publica en La Habana Poesías Escogidas y por primera vez ve la luz su libro de poemas Bestiarium, que demuestra gran imaginación y excelente sentido del humor.

En 1959 fue elegida miembro de la Real Academia Española y presidió en Cuba hasta el momento de su muerte la filial local de esa Institución. Durante su vida recibió innumerables premios y honores. En 1944 recibió el Premio González Lanuza que otorgaba el Colegio Nacional de Abogados de Cuba, el Premio Nacional de Literatura 1987; la Cruz de Alfonso X, el Sabio; y el Premio Isabel la Católica de Periodismo, así como la Orden Cultural Félix Varela en 1988, entre otros.

Su obra literaria revela la maestría en el manejo del castellano, decantación del lenguaje, poder de síntesis, claridad, sencillez y sobriedad en la expresión lírica.

En 1992 viaja por última vez a España, en esta ocasión, a recibir de manos del Rey Juan Carlos el Premio Cervantes. Lúcida y ágil de mente pero frágil y débil de vista, la primera mujer latinoamericana en recibir tan honorable premio, no pudo leer su discurso, y lo hizo en su nombre el novelista cubano Lisandro Otero; en el mismo expresó “Unir el nombre de Cervantes al mío, de la manera que sea, es algo tan grande para mí que no sabría qué hacer para merecerlo, ni qué decir para expresarlo”.

Fe de vida, su última obra, entregada al amigo Aldo Martínez Malo, con la condición de que solo se conociera cuando hubiese cumplido 90 años o después de su muerte, vio la luz en 1993, publicada por Ediciones Hnos. Loynaz, en ocasión de celebrarse en Pinar del Río, el I Encuentro Iberoamericano sobre su vida y obra.

La última aparición pública de Dulce María Loynaz, que duró apenas unos minutos por su delicado estado de salud, fue en el mes de abril de 1997, exactamente el día 15, con motivo del homenaje que le rindiera la Embajada de España, en el portal de su casa. Unos días después, en la madrugada del 27 de abril fallece “esta gran dama de América” que estuvo profundamente unida a los destinos y la cultura de su país así como a todo lo hispánico.

Premios y reconocimientos

  • 1944 Orden González Lanuza, otorgada por el Colegio Nacional de Abogados.
  • 1947 Cruz de Alfonso X El Sabio, entregada en España.
    Orden Nacional de Mérito Carlos Manuel de Céspedes.
  • 1950 Miembro de Honor del Instituto de Cultura Hispánica.
  • 1951 Miembro de la Academia Nacional de Artes y Letras. El Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, la nombra Hija Adoptiva.
  • 1952 Orden Mariana Grajales.
  • 1955 Es nombrada Académica Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, en Málaga. Recibe el Diploma de Académico de Número por la Academia Nacional de Artes y Letras, para ocupar un lugar de honor en la sección de Literatura. Orden Pro Ecclesia-et-Pontifice, otorgada por el Papa Pío XII a Dulce María y su esposo Pablo Ávarez de Cañas por sus contribuciones con las Escuelas Pías de San Juan Bosco. Orden León XIII entregada al matrimonio por sus valiosos aportes a la Iglesia.
  • 1959 Es electa Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua.
  • 1968 Es electa Miembro Correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española.
  • 1981 Distinción por la Cultura Nacional.
  • 1982 Medalla Alejo Carpentier.
  • 1987 Premio Nacional de Literatura.
  • 1988 Orden Félix Varela de Primer Grado. La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), le otorga la categoría de Miembro Emérito.
  • 1990 Le entregan el Escudo Pinareño, en la ciudad de Pinar el Río. La Federación de Asociaciones del Centro Asturiano de La Habana le confiere la Orden Jovellanos.
  • 1991 La Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba le otorga la categoría de Miembro de Honor. La Universidad de La Habana le confiere el título Dr. Honoris Causa en Letras.
  • 1992 Obtiene el Premio Miguel de Cervantes. Le entregan La Giraldilla de la Habana por el 473 aniversario de la fundación de la ciudad.
  • 1993 Le otorgan en España la Orden Isabel La Católica y el Premio Federico García Lorca.
  • 1996 La Embajada de Chile le otorga la Orden Gabriela Mistral. El Instituto Superior Pedagógico de Pinar del Río le confiere el título de Profesora de Mérito. La Unión Árabe de Cuba le entrega la Medalla XV Aniversario de su fundación. La ciudad de Camagüey la declara Hija Ilustre.

Comentarios cerrados.

Su Obra

Versos (Madrid, 1950)

Versos (Madrid, 1950)

En el pequeño volumen de Versos, [...] sentimos plenamente el espíritu y la poesía de Dulce María Loynaz. Muchas de sus composiciones tienen no solo un valor antológico, sino como … leer más

Juegos de Agua (Editora Nacional, Madrid, 1951)

De Juegos de agua, en un sentido didáctico diría que es el libro de unidad perfecto, en el que un tema inicial da origen a un poema escrito en sucesivos … leer más

Últimos días de una casa (Madrid, 1958)

Últimos días de una casa (Madrid, 1958)

La delicada poetisa cubana supo darnos ese dolor ante la materialidad que desaparece, que nada siente en su pasiva frialdad, pero que parece que se lleva tiempo y calor nuestros, … leer más

Poemas Náufragos (Editorial Letras Cubanas, 1991)

Poemas Náufragos (Editorial Letras Cubanas, 1991)

Los poemas náufragos son textos salvados de destructivos desastres voluntarios y pasman en su poética prosa que se desenvuelve sin negar ninguna de sus posibilidades, ni las líricas ni las … leer más

Bestiarium (Ministerio de Cultura y Unión de Escritores y Artistas de Cuba, 1991)

Bestiarium (Ministerio de Cultura y Unión de Escritores y Artistas de Cuba, 1991)

Bestiarium constituye un pequeño y transparente universo poético, creado con humor y frescura, y de haberse publicado en la época en que fue escrito, sería desde hace años un hecho … leer más

Confesiones de Dulce María Loynaz (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993).

Confesiones de Dulce María Loynaz (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993).

¿Se considera Dulce María Loynaz una poetisa olvidada? ¿Bajo qué misteriosos velos se tejen sus mejores recuerdos, soledades, tristezas? ¿Qué sucedió realmente en sus encuentros con Juana de Ibarbourou, Federico … leer más

Yo fui (feliz) en Cuba… (Editorial Letras Cubanas, 1993)

Yo fui (feliz) en Cuba… (Editorial Letras Cubanas, 1993)

En él se presentan las crónicas que, a propósito de la visita a Cuba de la Infanta Da. Eulalia de Borbón -hace ya más de un siglo-, escribiera Dulce María … leer más

Finas Redes (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993)

Finas Redes (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993)

Unido por hilos tenues pero sólidos, a dos libros suyos anteriores Poemas sin nombre (1953) y Poemas náufragos (1991), la autora reúne aquí textos que mantuvo inéditos por más de … leer más

La novia de Lázaro (Editorial José Martí, 1993)

La novia de Lázaro (Editorial José Martí, 1993)

Luego de un opíparo almuerzo rociado con vinos del Rhin y Quiantes, tres obispos dan su visto bueno a este poema que la propia autora, católica confesa, consideraba una irreverencia. … leer más

Poesía completa (Editorial Letras Cubanas, 1993)

Poesía completa (Editorial Letras Cubanas, 1993)

La presente edición reúne la obra poética publicada por Dulce María Loynaz, incluido los textos no recogidos en libros y aparecidos en revistas literarias del país. Del conjunto de la … leer más

Canto a la mujer (TOMOS I, II) (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993)

Canto a la mujer (TOMOS I, II) (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993)

Integrado por conferencias, escritos breves y poemas que permiten un acercamiento a la mujer, en especial a la de América. A través de su lectura es fácil percibir que la … leer más

Jardín (Editorial Letras Cubanas, 1994)

Jardín (Editorial Letras Cubanas, 1994)

Jardín (1951) [...] es la evocación lírica de una vida [...] la magnífica creación de un personaje, Bárbara, que ha de quedar -nos lo parece-, como arquetipo de la mujer … leer más

Un verano en Tenerife (Editorial Letras Cubanas, 1994)

Un verano en Tenerife (Editorial Letras Cubanas, 1994)

Un verano en Tenerife (1958) no es un libro escrito al azar de los recuerdos, en la menuda encrucijada de las vivencias de la isla, sino la interpretación lírica de … leer más

Fe de Vida (Ediciones Hnos. Loynaz, 1994)

Fe de Vida (Ediciones Hnos. Loynaz, 1994)

Después que quienes hayan comenzado a leer estas páginas, encuentren la lectura entretenida y la prosigan hasta el final; después que una vez terminada, se den, al menos a sí … leer más

Cartas a Julio Orlando (Editorial Gente Nueva y Ediciones, Hnos. Loynaz, 1994)

Cartas a Julio Orlando (Editorial Gente Nueva y Ediciones, Hnos. Loynaz, 1994)

Este breve epistolario (1977-1987) revela otra faceta de Dulce María Loynaz más accesible y conmovedora en su sencillez: une el lirismo soterrado al quehacer diario y explicita un ideario pedagógico … leer más

Un encuentro con Dulce María Loynaz (Ediciones Artex/Prelasa, 1994)

Un encuentro con Dulce María Loynaz (Ediciones Artex/Prelasa, 1994)

[...] no se trata de una biografía [...] No hay un detenido análisis cronológico, ni se aborda toda la vida de Dulce María Loynaz, sino una selección de temáticas de … leer más

Alas en la sombra (Excma. Diputación Provincial de Valladolid y Fundación Jorge Guillén, 1995)

Alas en la sombra (Excma. Diputación Provincial de Valladolid y Fundación Jorge Guillén, 1995)

Este libro, como todos, tiene un autor [...] un autor que se llama Loynaz y que se desdobla en cuatro [...] Porque todos ellos constituyen una unidad. Este libro de … leer más

Melancolía de Otoño (Ediciones Hnos. Loynaz, 1997)

Melancolía de Otoño (Ediciones Hnos. Loynaz, 1997)

Son reflexiones poéticas que, según sus propias palabras, estuvo a punto de destruir. En él la naturaleza es fundamental, no como motivo puramente descriptivo sino por los estímulos que ella … leer más

Cartas que no se extraviaron (Fundación Jorge Guillén y Ediciones Hnos. Loynaz, 1997)

Cartas que no se extraviaron (Fundación Jorge Guillén y Ediciones Hnos. Loynaz, 1997)

Cartas que no se extraviaron constituye un texto revelador de más de una faceta desconocida en la vida de una escritora que, ganadora del Premio Miguel de Cervantes en 1992, … leer más

Poemas sin nombre (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

Poemas sin nombre (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

El lector encontrará en estos textos, no solo la maestría y rigor que ya caracterizaban la obra de Dulce María Loynaz, sino claves deleitosas que pueden arrojar más luz y … leer más

Carta de Egipto (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

Carta de Egipto (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

Un desbordado sentimiento poético hacia el Egipto de cielo azul turquesa y arenas doradas está en la carta a Angelina de Miranda que se publica por primera vez en esta … leer más

La palabra en el aire (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

La palabra en el aire (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

Compendio de conferencias pronunciadas desde 1951 hasta 1988. Todas demarcan una posible ruta de aprendizaje poético, literario, crítico, transido no solo por la propia autora, sino también por buena parte … leer más

La voz del silencio (Editorial de Ciencias Sociales, 2000)

La voz del silencio (Editorial de Ciencias Sociales, 2000)

La voz del silencio es un libro que prodiga las características más hondas de Dulce María Loynaz, viaja en su cuerda y a nada se le parece. Es un libro … leer más

El áspero sendero (Ediciones Extramuros, 2001)

El áspero sendero (Ediciones Extramuros, 2001)

El áspero sendero, selección que bajo este nombre agrupa una serie de poemas de Dulce María Loynaz, escritos (o al menos publicados en prensa periódica) en la primera mitad del … leer más